Sesión

Arqueología subacuática: un recurso para la acción social

Arqueología subacuática: un recurso para la acción social

Sesión organizada por la Sección de Arquitectura y Bellas Artes.

Intervienen:

Dra. Dª. Rosa María Garcerán Piqueras
Académica de Número y Presidenta de la Sección de Arquitectura y Bellas Artes
Presentación

Dr. D. Daniel Alonso Campoy
Arqueólogo

LUGAR: Salón de Actos de la Biblioteca Marqués de Valdecilla. Noviciado, 3
FECHA: Miércoles, 27 de junio de 2018, a las 18:30 h

RESUMEN

La Arqueología Subacuática. Un recurso para la acción social.
Daniel Alonso Campoy

Desde los años 90 se ha producido una progresión exponencial en el número de licencias de buceo a nivel mundial. El turismo subacuático constituye ya un sector económico de primer orden en los países costeros. Y se encuentra en búsqueda constante de nuevos escenarios y experiencias para el buceador.

Paralelamente, la Arqueología marina y sobre todo subacuática, ha experimentado un notable avance y universalización. Desde 2001, fecha de aprobación de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático por UNESCO, este organismo ha venido promoviendo toda clase de iniciativas de salvaguarda y de buenas prácticas en la investigación y la gestión de este Patrimonio.

Concretamente, UNESCO muestra un gran interés en dos aspectos muy importantes: la prioridad de la conservación in situ sobre la extracción de los restos arqueológicos y la necesidad de implementar formas de difusión tanto para buceadores como para el público en general.

UNESCO considera tres grandes categorías de plataformas de difusión:
- Museos. Accesibilidad. Posibilidad de aplicación de técnicas expositivas y de interacción con el público muy diversas.
- Réplicas navales. Movilidad. Capacidad de promover recreaciones históricas complejas.
- Acceso in situ. Condicionado por factores de prudencia en la conservación, accesibilidad, seguridad, etc.
Todas estas actividades de acceso y difusión generan beneficios en diversos planos:
- Proporcionan a las comunidades una conexión tangible con su pasado, fomentan el orgullo local y estimulan la conciencia de las personas y el respeto por el Patrimonio Subacuático.
- Pueden ser un activo económico crucial para la industria turística local.
- Aseguran el monitoreo del estado de los sitios o su conservación y pueden ayudar a financiar la protección y la investigación.