Jornada

La Universidad Española, luces y sombras

La Universidad Española, luces y sombras

Tercera Jornada sobre Educación organizada por la sección de Humanidades

Intervienen:

Dr. D. Saturnino de la Plaza Pérez
Vicepresidente de la RADE
Apertura

Dr. D. Rafael Puyol Antolín
Catedrático, ex Rector y actual Rector Honorario de la Universidad Complutense
Moderador

Dr. D. Francisco Michavila Pitarch
Académico Supernumerario. Catedrático de la UPM. Ex Rector y actual Rector Honorario de la Universidad Jaume I de Castellón

Dr. D. Javier Uceda Antolín
Catedrático y Ex Rector de la UPM

Dr. D. Manuel Villa-Cellino
Ex Rector y Presidente del Consejo Rector de la Universidad Antonio de Nebrija

LUGAR: Salón de Actos de la Biblioteca Marqués de Valdecilla. Noviciado, 3
FECHA: Martes, 30 de enero de 2018, a las 18:00 h

RESUMEN

La Universidad española ya no es lo que era. Es mucho mejor de la que había hace 20 o 25 años , aunque en ese camino de perfección queden muchas etapas por cubrir. Empleando la terminología escolar podemos decir que progresa adecuadamente, pero que necesita mejorar o que tiene, como reza el título de esta mesa, luces y sombras .Entre las primeras figuran las mayores oportunidades que ofrece un sistema más amplio y complejo, con más universidades, más profesores, una mayor oferta educativa y una investigación con mejores resultados. El número de universitarios ha crecido significativamente y las Universidades constituyen un elemento fundamental en la producción del conocimiento. Pero de los ingredientes de esas fortalezas se derivan algunas de las debilidades del sistema .La selección del profesorado podría ser mejor. Tenemos un mapa de títulos excesivo y repetitivo .Los sistemas de gobierno deberían incluir más opciones en las formas y evitar una burocracia innecesaria y paralizante. La financiación tendría que ser mejor y estar basada en criterios de reparto que incentivaran el esfuerzo y la mejora de los resultados académicos. Nadie con capacidad probada debería quedar fuera del sistema por falta de recursos económicos. Y es preciso internacionalizar mucho más nuestras universidades si queremos ocupar un puesto reconocible en la sociedad global del conocimiento. Hemos superado y con un cierto éxito, el reto de la cantidad. Ahora tenemos por delante otro desafío fundamental: la mejora dela calidad y la excelencia de nuestras instituciones.